¿Cuál es la tasa de alcohol permitida en España?

El alcohol es un de los factores que afecta en los accidentes de tráfico. El alcohol causa muertes que se podrían evitar si éste se consumiese responsablemente. Por otro lado, si circulas deberías conocer cuál es la tasa de alcohol permitida. Así podrás salir de fiesta y, después, conocer en qué momento puedes coger el coche sin peligro.

¿Sabías que, según datos de la DGT, el consumo de alcohol genera más de un 30% de los accidentes mortales? Desgraciadamente aún muchas personas no son conscientes del riesgo que supone conducir bajo los efectos del alcohol. Y tú, ¿los conoces? Debes saber que el alcohol produce alteraciones en tu organismo y tu comportamiento que afectan directamente a la hora de llevar a cabo una conducción segura. 

¿Qué es la tasa de alcoholemia?

La tasa de alcoholemia se define como el volumen de alcohol presente en la sangre y se mide en gramos por cada litro de sangre (GR/L) o por aire espirado (MG/L).

Tasa de alcoholemia permitida en España en 2019

Por otro lado, debemos conocer la tasa de alcohol permitida en España indicada por la Dirección General de Tráfico (DGT). Tenerla presente nos puede evitar las temidas multas y, sobretodo, ponernos en peligro al volante.

Debemos recordar también que no es lo mismo un conductor novel que una persona que lleva años con el carné de conducir vigente ni tampoco un profesional que desarrolle su trabajo como conductor. Por eso se establecen diferentes límites:

La tasa de alcohol permitida en España según la DGT es de0,25 MG/l en aire espirado para conductores en general y 0,15 MG/l para noveles y profesionales. En el caso de cantidades en sangre, los límites corresponde a 0,5 GR/L en sangre y un 0,3 GR/L en noveles y profesionales.

A pesar de estas cifras, la mejor cantidad de alcohol en sangre para conducir es siempre de 0,0 GR/L. Conducir bajo los efectos del alcohol es peligroso para ti como también lo es para el resto de conductores y usuarios de la vía. ¡Recuerda que pones en peligro más de una vida!

Una forma de saber si podemos coger el coche, la moto o la bici de manera segura es comprobar la cantidad de alcohol presente en nuestro organismo, ¿cómo? Gracias al Alcoholímetro digital de Alcocat, un pequeño dispositivo que cabe en tu bolsillo, podrás comprobar la cantidad de alcohol en tu cuerpo para así saber si estás en condiciones de coger tu vehículo con total seguridad. 

Factores que hacen incrementar la tasa de alcohol

Debes saber que el alcohol no afecta a todas las personas de la misma manera, ¡incluso a ti! Bebiendo la misma cantidad de alcohol pero en diferentes días puedes manifestar diferentes niveles de alcohol en sangre.

Estos factores hacen que las tasas de alcohol puedan variar:

  • La velocidad con la que bebas el alcohol: se recomienda beber pausadamente.
  • Tener el estómago vacío: el alcohol que pasa al tubo digestivo es mayor y llega de manera más rápida.
  • La edad: afecta más a los menores de 18 años y a los mayores de 65. El alcohol también afecta más a los conductores con poca experiencia, ya que aún no están acostumbrados a conducir.
  • El género también es determinante: generalmente el cuerpo de la mujer tolera peor el alcohol que el hombre.
  • El cansancio: cuando hay sueño el alcohol es más difícil de suprimir. Por eso, dormir unas horas antes de conducir quizás no sirva para eliminar el alcohol.
  • La constitución del conductor: una persona delgada puede tener una mayor tasa de alcoholemia en comparación con otra más gruesa tras ingerir la misma cantidad.
  • Otros factores como el estrés, la somnolencia, la fatiga, etc. pueden tener impacto en el efecto del alcohol que vayamos a experimentar. 

Recomendaciones cuando bebes alcohol

¿En qué momento se detecta el alcohol en sangre?

El alcohol se puede empezar a detectar en la sangre al pasar tan sólo cinco minutos. Y, como norma general, el mayor impacto se produce entre 30 y 90 minutos después de haber ingerido el alcohol. A partir de ese momento, comienza a eliminarse muy muy lentamente de nuestro organismo.

Una de las formas de ver los efectos del alcohol en función del tiempo es a través de la curva de alcoholemia, también conocida como curva Widmark. Esta curva muestra cómo varía el alcohol en sangre para una persona que ha consumido alcohol durante cuatro horas y que, acto seguido, se ha ido a dormir. Como podemos observar, el ritmo con el que el nivel de alcohol en sangre aumenta es mucho más rápido que el ritmo de disminución.

Por otro lado, el hecho de irse a dormir no supone un descenso directo del alcohol en sangre. Así que una vez levantado, si se ha dormido poco, puede ser que nos aparezca un positivo, ¡que esto no te pille desprevenido!

 

Alteraciones que se producen si conduces bajo los efectos del alcohol

Conducir cuando todavía estás bajo los efectos del alcohol es muy peligroso. ¿Qué alteraciones podemos experimentar?

Si llevas un par de copas en tu cuerpo debes tener en cuenta que el sentido de la vista se verá alterado. Cuando bebemos alcohol, nuestros movimientos se vuelven más lentos y tenemos una menor percepción de nuestro entorno. Tampoco calculamos correctamente las distancias. Nuestros ojos se cansan más fácilmente lo que nos producirá una imagen distorsionada de las luces y señales. Y, al mismo tiempo, se aumenta el tiempo de reacción.

Además, se aumenta el efecto visión túnel, esto hace la vista se focalice en el centro del campo visual. En consecuencia, nos será más difícil percibir los estímulos de nuestro entorno. Y, por si esto fuera poco, mantener la concentración visual se vuelve más complicado.

Por todo esto te recomendamos que, cuando salgas y bebas, antes de coger tu vehículo, te asegures de que te encuentras en perfectas condiciones para conducir de manera segura. Compruébalo con tu alcoholímetro digital Alcocat y, si te da positivo, olvídate del coche y vuelve andando a casa.

¿Es obligatorio realizar el control de alcoholemia?

Según el artículo 21 del Reglamento General de Circulación, se establece que todos los conductores de vehículos y bicicletas están obligados a realizar la prueba de alcoholemia cuando se les es requerido. Sí, ¡las personas que van en bicicleta también!

Además, se establece un criterio para someterse a esta prueba. Situaciones por las que se puede ser requerido a una prueba de alcoholemia:

  • Cualquier usuario de la vida o conductor implicado en un accidente de circulación
  • Quien conduzca un vehículo con síntomas evidentes de ir bajo la influencia de bebidas alcohólicas
  • Conductores que son denunciados por comisión de alguna infracción

Prueba de alcoholemia 

Los agentes pueden verificar si se conduce bajo los efectos del alcohol mediante los alcoholímetros autorizados. Se deben seguir sus instrucciones, negarse a realizarlo es un delito penado con entre seis meses y un año de prisión.

Según tus derechos, puedes solicitar la realización de otro test de alcoholemia en un intermedio de al menos 10 minutos. Y, si aun así no estás de acuerdo, puedes solicitar un análisis de sangre. En caso de que éste dé positivo, los gastos de esta última prueba van a cargo del conductor.

Multas por dar positivo en un control de alcoholemia

Si conduces bajos los efectos del alcohol o drogas, además de poder producir un accidente, también estás cometiendo un delito penal. Dependiendo del grado en alcohol en sangre las sanciones varían:

  • Entre 0,25 MG/L y 0,5 MG/L en aire espirado: la multa corresponde a 500€ y la pérdida de 4 puntos del carnet.
  • Más de 0,5 MG/L: una multa de 1.000€ y pérdida de 6 puntos.
  • Positivo en drogas: sanción económica de 1.000€ y resta de 6 puntos de tu carnet de conducir.

Además, con el paso del tiempo, se quieren incrementar estas penas por beber y conducir. Se quiere evitar sea como sea que te pongas en peligro tanto a ti como a los demás. Así que, con el tiempo, se podrían llegar a rebajar estos actuales límites de alcohol permitidos para la conducción. Y a ti, ¿te preocupa tu seguridad? No te arriesgues.